Sacerdotes diocesanos

Categoría de nivel principal o raíz: Identidad
posted by: Administrator
Última actualización: 09 Mayo 2016
Creado: 09 Agosto 2008
Visto: 9531

SACERDOTES

 

Somos, –por una parte, un grupo de sacerdotes diocesanos, de diferentes diócesis de España, unidos en una llamada común en nuestra vida sacerdotal: la gracia del Prado.

Así mismo participamos en este esfuerzo diversos sacerdotes y laicos, y estamos abiertos al aporte y sugerencias de los diversos interesados en la temática. Se ha aprovechado también el valioso aporte e inspiración de otros sitios de espiritualidad.

 

El Prado es una Asociación Sacerdotal que tuvo su origen en el s.XIX en Francia en la ciudad de Lyon. Nació como un llamado a seguir a Jesús a través del conocimiento de su palabra, de su persona, de su vida, para que de este conocimiento brotara con naturalidad un ministerio apostólico fructífero desde la eficacia del Evangelio.

 

“Conocer a Jesucristo es todo”; “Tener el Espíritu de Jesucristo es todo”; “Llevar el Evangelio a los pobres es todo”; con estas frases Antonio Chevrier, fundador del Prado, beatificado en 1986 por Juan Pablo II, resume el sentido de su vida ministerial.

 

En la actualidad el Prado está presente en más de cincuenta países y en México es un espacio de fortalecimiento de la vida sacerdotal de más de cincuenta sacerdotes diocesanos pertenecientes a diversas diócesis. Así mismo el Prado está al servicio de la espiritualidad sacerdotal

 

El Prado, consciente de que es necesario abrirnos eclesialmente en un esfuerzo como estos, ha buscado para este servicio la colaboración de otras personas y desea aprovechar los esfuerzos de otros interesados en la espiritualidad sacerdotal y laical, así como los trabajos de otros sitios de espiritualidad, con la autorización de los mismos.

 

EL LOGOTIPO

El logotipo del Prado señala las referencias fundamentales para el perfil del sacerdote, discípulo y apóstol, según el Evangelio, con los acentos principales en la Encarnación, la Cruz y la Eucaristía; condensa el contenido de un esquema escrito en las paredes de una pequeña casa a donde se retiraba Antonio Chevrier en la localidad de Saint Fons, cerca de Lyon, y que todavía se conserva. Y muchas veces en sus anotaciones, cartas, etc., alude a este triple aspecto del ser discípulo y apóstol de Jesucristo. Y en la familia del Prado se relacionan respectivamente con la pobreza, la obediencia y la castidad.

En torno a la Encarnación, simbolizada en el pesebre, está todo lo que en Jesucristo y en sus seguidores significa la pobreza, los medios pobres, la cercanía a los más pobres, la valoración de lo pequeño…como medio de salvación y santificación.

Simbolizado en la Cruz, aparece todo lo que en Jesús y sus discípulos es renuncia, mortificación, obediencia, entrega total, austeridad, sacrificio, contentarse con lo necesario…por la causa del Reino.

 

En la Eucaristía representada en el sagrario, se muestra al Cristo que se deja comer para dar vida al mundo, y la propuesta al discípulo y apóstol para que ame sin exclusivismos, sin acaparar a nadie, y sin buscar recompensa o reconocimiento de ningún tipo. Hacerse buen pan para la vida del mundo