Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 17

 

Evangelio según Mateo (25,14-30)

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

14 –Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: 15 a uno le dejó cinco talentos de plata; a otro, dos; a otro, uno; a cada cual según su capacidad. Luego se marchó. 16 El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. 17 El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. 18 En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Read More: Ordinario - A - 33 19 noviembre 2017
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 7

 

ARRIESGAR LOS TALENTOS Y TOMAR DECISIONES

 

En el trabajo con personas que están rehabilitándose de las drogas, se les dice, con mucha frecuencia, que en este momento en el que se encuentran –y siempre- es muy importante arriesgarse y tomar decisiones nuevas lejos de las drogas; que experimenten una nueva forma de vivir y que se arriesguen a vivir sin drogas, que pierdan el miedo a hacerse cargo de su propia vida y a salir del túnel donde se encuentran. Se pide que sean responsables de sus actos y de sus decisiones sin culpar a nadie. Esto es así, porque la persona que no es capaz de tomar decisiones ni de arriesgarse, vive en continuos miedos y tensiones que no conducen a nada. El que no se arriesga, quizás se evite el sufrimiento y el dolor, pero no puede amar, no puede aprender, ni sentir, ni crecer, ni cambiar, es por eso que aquél hombre del Evangelio que repartió sus talentos a los obreros, no le merece confianza el que vive en el miedo continuo, sin asumir sus responsabilidades ni arriesgarse, por lo que “se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil, echadlo fuera” (Mt 25,14-30).

Read More: Trigésimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo A
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 41

 

Evangelio según Mateo (25,1-13)

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

1 –El Reino de los Cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. 2 Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. 3 Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; 4 en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.

5 El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. 6 A medianoche se oyó una voz: “¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!”

Read More: Ordinario - A - 32 12 noviembre 2017
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 28

 

“SEÑOR, SEÑOR, ÁBRENOS”

 

Venimos diciendo en los comentarios anteriores que, el amor que Dios nos tiene, es un amor gratuito y que se nos da así porque sí, sin que nosotros tengamos que hacer nada. Pero, ¡por Dios! no se es bien nacido si uno no es agradecido, dice el refranero español. Por lo que no está de más, si también nosotros ponemos de nuestra parte y hacemos algo para corresponder a ese amor que Dios continuamente nos está dando. Esa es la actitud sabia y la sensata tan necesaria para muchos momentos de nuestra vida. Es la actitud que se alaba en las doncellas prudentes del evangelio de hoy (Mt 25,1-13) porque han sabido esperar en todo momento y no se han dejado vencer por la primera dificultad que se les ha presentado, sino que, más bien, han estado vigilantes, han mantenido la esperanza y la confianza en el Señor, en el esposo, que les había prometido que volvería en cualquier momento, aunque sin precisar la fecha exacta.

Read More: Trigésimo segundo del Tiempo Ordinario. Ciclo A
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 26

 

Evangelio según Mateo (23,112)

En aquel tiempo, 1 Jesús habló a la gente y a sus discípulos 2 diciendo:

–En la cátedra de Moisés se han sentado los letrados y los fariseos: 3 haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. 4 Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros; pero no están dispuestos a mover un dedo para empujar. 5 Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; 6 les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; 7 que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame «maestro». 8 Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno sólo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. 9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro padre, el del cielo. 10 No os dejéis llamar jefes, porque uno solo es vuestro Señor, Cristo. 11 El primero entre vosotros será vuestro servidor. 12 El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

Read More: Ordinario - A - 31 5 noviembre 2017