Cuaresma - B - 2 25 febrero 2018

Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 117

 

Evangelio según Marcos (Mc 9,2-10)

En aquel tiempo 2 Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. 3 Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.

4 Se les aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. 5 Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:

–Maestro. ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

6 Estaban asustados y no sabía lo que decía. 7 Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube:

–Este es mi Hijo amado; escuchadlo.

8 De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.

9 Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: No contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos. 10 Esto se les quedó grabado y discutían qué querría decir aquello de resucitar de entre los muertos.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

En todo lo que estoy viviendo actualmente, “escuchar” a Jesús en la oración, ¿qué fuerza me da para el camino? ¿qué “transfiguraciones” de mi vida provoca?

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

¿Qué experiencias de muerte y resurrección he tenido en estos hechos?

¿Qué testimonios he encontrado de personas que van transformándose “escuchando” a Jesús?

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas que pueden ayudar a comprender el texto

 

  • La “montaña alta” (2) indica la proximidad a Dios, revelación de Dios.
  • Moisés y Elías (4) habían hablado con Dios en una “montaña alta”. Representan a la Ley y a los Profetas, las dos partes de la Biblia; por lo tanto, representan a la antigua alianza. Eran aquellos a quienes el pueblo “escuchaba” (7). Que aparezcan conversando con Jesús, indica que la Escritura da testimonio de Él. Por otro lado, ambos son personajes cuyas vidas terminan de manera extraordinaria (Dt 34,6; 2Re 2,11).
  • Las “tres tiendas” (5) pueden ser una alusión a la fiesta de los Tabernáculos. Pero también se pueden referir a las estancias eternas del cielo (Lc 11,9; Jn 14,2).
  • La fiesta de los Tabernáculos, junto con las de Pascua y Pentecostés, es una de las tres fiestas de peregrinación. Se celebraba al comienzo de otoño, y en su origen era una fiesta agrícola que coincidía con el fin de la vendimia y de la cosecha de los frutos de la tierra (Ex 23,16; 34,22). Era una celebración muy festiva; durante siete días la gente vivía en medio de los campos en tiendas hechas con ramas (Dt 16,13-15). Cuando las fiestas agrícolas se relacionaron con la historia del pueblo, la fiesta de los Tabernáculos se vinculó con el recuerdo de los cuarenta años de estancia del pueblo en el desierto en tiempos del éxodo, donde los israelitas habían vivido en tiendas de campaña.
  • La “nube” (7) es signo de la presencia de Dios (Ex 24,15-16; 40,35). Y la “voz” (7) que sale de la nube repite las palabras que se habían oído en el momento del bautismo de Jesús (Mc 1,11).
  • “Les mandó: No contéis a nadie ...” (9): En el evangelio según Marcos es muy frecuente que Jesús pida que no se revele su identidad o que no se divulguen los hechos extraordinarios que él realiza (Mc 1,25.34; 3,12; 5,43; 7,24.36; 8,30; 9,9.30). Es una cuestión de pedagogía: la única manera de entender a Jesús es hacer camino, hacer proceso con Él, pasar por donde Él pasa. Si el discípulo pasa, con Jesús, por donde existe el sufrimiento y la muerte de los pobres, si pasa con Jesús por la Cruz, acogerá la resurrección adecuadamente (Mc 8,31; 9,31; 10,33-34).

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • “Pedro, Santiago y Juan” (2) son testigos de algunos de los hechos más importantes de la vida de Jesús: la resurrección de la hija de Jairo (Mc 5,37), éste de la transfiguración, la oración en Getsemaní (Mc 14,33). También los vemos con Jesús reflexionando sobre la realidad (Mc 13,3). Hacen camino con Él.
  • Los tres apóstoles representan a la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios, el Pueblo que es interlocutor de Dios, que está en diálogo con Él, que lo “escucha” (7). En ellos se expresa que la Iglesia recibe del Padre, a través de los apóstoles, la afirmación central de la fe: el hombre Jesús de Nazaret es el Hijo de Dios (7).
  • “Elías y Moisés” en otro tiempo habían subido a la montaña para encontrarse con Dios. Ahora están “conversando” (4) con Jesús en la “montaña alta” (2). Su presencia indica que Jesús de Nazaretque acaba de anunciar su pasión y muerte y resurrección (Mc 8,31)– es el mismo Dios.
  • Por lo tanto, la antigua alianza, la Ley y los Profetas, ha sido transfigurada (2): ya no son tablas de piedra; la nueva Ley es Jesús mismo. Es suficiente con “escucharlo” a Él, que está “solo con ellos” (8). “Escuchar” (7) a Jesús es vida para la Iglesia y para cada discípulo.
  • El “mandamiento” (9) de Jesús de “no contar a nadie ... hasta que hubiese resucitado de entre los muertos”, alude, por un lado, al anuncio de la pasión–muerte–resurrección que se acaba de producir (Mc 8,31). E indica que solo al final de todo el proceso, de todo el camino de Jesús, se podrá comprender cual es la manera que Dios tiene de estar con nosotros.
  • Esta experiencia de los tres apóstoles, anticipación de la resurrección, será para ellos la fuerza necesaria para hacer el camino que tiene que hacer, que será duro: a partir de este momento, Mc nos presenta que Jesús sólo encuentra dificultades; en este evangelio de Mc ya no encontramos más los éxitos que Jesús tenía en la primera parte de la obra (capítulos 1-8).
  • Con esta fuerza que viene de la experiencia, los discípulos ya no necesitarán “estarse aquí” (5). La vida, por dura que pueda ser (cruz, muerte...), será vivida en otra perspectiva: la resurrección de Cristo lo transfigura todo, el pecado y la muerte no tendrán la última palabra sobre la vida de nadie.