Ordinario - B - 26 30 septiembre 2018

Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 45

 

Evangelio según Marcos (9,38-48)

En aquel tiempo, 38 dijo Juan a Jesús:

–Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.

39 Jesús respondió:

–No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí.

40 El que no está contra nosotros está a favor nuestro. 41 Y, además, el que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. 42 El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. 43 Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno, al fuego que no se apaga. 45 Y, si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies al infierno. 47 Y, si tu ojo te hace caer, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos al infierno, 48 donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

Teniendo en cuenta lo que Jesús dice del “escándalo” de los “pequeñuelos”, en la comunidad (equipo de revisión de vida, parroquia...), ¿cómo nos ayudamos unos a otros a sostener y hacer crecer la fe? ¿Y qué testimonio damos a las demás personas, especialmente a las más débiles?

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

¿Qué personas y colectivos conozco/conocemos que, sea “en nombre” de Jesús o no, trabajan para “echar” el mal –las injusticias– del mundo? ¿Qué testimonio recibimos de ellas? ...

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre algunos términos del texto

 

  • “Una piedra de molino” (42) es una piedra grande y pesada movida por un animal, que la hacía rodar sobre otra piedra llana, puesta debajo.
  • La palabra traducida aquí por “infierno” (43.45.47) –la Gehenna–, se refiere a un valle que limitaba la ciudad de Jerusalén y que había sido un lugar de culto idolátrico a Moloc, con práctica ocasional de sacrificios humanos; de aquí el nombre de Tófet o «crematorio» (2Re 23,10; Jr 7,31-32). Posteriormente pasa a ser imagen del lugar de castigo definitivo de los pecadores, lleno de gusanos y de fuego (Is 66,22-24).

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • El personaje al que el discípulo Juan se refiere diciendo que “no es de los nuestros” (38), es uno que no formaba parte del grupo de los discípulos o seguidores de Jesús. Sin embargo, actúa “en nombre” de Jesús.
  • Se pone de manifiesto, entonces, que los discípulos de Jesús –como puede suceder en toda clase de grupos– tienen una tendencia al sectarismo, a creerse los únicos que pueden hacer el bien, que pueden “echar demonios” (38).
  • Jesús aprovecha la ocasión para actuar como “Maestro” (38). Y el evangelista Mc aprovecha la escena para recoger diversas enseñanzas de Jesús.
  • La primera enseñanza es que haber recibido la misión y el poder de expulsar los demonios (Mc 3,15; 6,7) no supone que nadie más pueda “echar demonios”. Toda persona que hace el bien está en la dinámica del Reino, “no se quedará sin” el Reino (41). Ser de los que van con Jesús (38) se concreta en vivir lo que Él vive, en hacer lo que Él hace: Jesús echa demonios (Mc 1,34.39; 3,22; 16,9). Por otro lado, expulsar demonios en nombre de Jesús será una de las señales que acompañarán a los que crean, según dice el Resucitado (Mc 16,17).
  • Jesús relaciona esta enseñanza con el tema del escándalo: hacer caer en pecado a lospequeños que creen” (42). “Escandalizar” significa poner obstáculos a la fe, provocar que tropiecen, alejarlos de Dios.
  • Los “pequeños” (42) son no solamente los pobres con quienes se encontró Jesús en su camino, sino también los miembros de la comunidad más frágiles y débiles (también los encontramos en Mt 10,42); también aquella gente sencilla que no se atrevía a seguir a Jesús por miedo a los escribas. Jesús −y san Marcos− pretenden recordarnos (42-48) que todos somos responsables de la fe de los demás. Sobre todo cuando éstos son “pequeños”.
  • Jesús no propone nada parecido a la mutilación del cuerpo como solución a nada. Ni quiere asustarnos con el “infierno” (42-48). Sin embargo usa imágenes duras, impactantes y que los oyentes podían entender, para señalar la gravedad de escandalizar a los pequeños.