Evangelio del Día

Ordinario - B - 11 17 junio 2018

Evangelio según Marcos (4,26-34)

En aquel tiempo, 26 dijo Jesús a la gente:

–El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. 27 Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. 28 La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. 29 Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.

30 Dijo también:

Leer más...

Magnificat y Nuevo Testamento

Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 1585

Lectura de algunas páginas del Antiguo Testamento

a partir del Magníficat de María

(Lc 1,46-55)

Para contemplar el amor de Dios a su Pueblo,

 

un amor siempre fiel

 

“Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;” (46-47):

* Mi corazón salta de alegría por el Señor, mi fuerza reside en el Señor [...]he disfrutado de tu ayuda (1Sa 2,1)

Me gozaré en el Señor, me alegraré en Dios, mi salvador (Ha 3,18)

Reboso de dicha en el Señor, me alegro animoso en mi Dios (Is 61,10)

“porque ha mirado la humillación de su esclava” (48):

Señor del universo, si prestas atención a la humillación de tu esclava, si me tienes en cuenta y no me olvidas, si me concedes un hijo varón, te prometo que te lo entregaré […] (1Sa 1,11)

“Desde ahora me felicitarán todas las generaciones” (48):

¡Qué felicidad! Ahora las mujeres me felicitarán (Gn 30,13)

“… su nombre es santo” (49):

Santo y venerable es su nombre (Sl 111[110],9)

“y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación” (50):

El amor del Señor dura por siempre [...] su justicia llega a los hijos de sus hijos (Sl 103[102],17)

“Él hace proezas con su brazo…” (51):

Disipaste a tus rivales con tu brazo poderoso (Sl 89[88],11)

“derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (52):

El Señor empobrece y enriquece, rebaja y engrandece (1Sa 2,7)

Pone a los humildes en lo alto, en lugar seguro a los afligidos (Jb 5,11)

“a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos” (53):

Porque él sació la garganta ávida, al hambriento llenó de manjares (Sl 107[106],9)

Hace justicia a los oprimidos y da pan a quien tiene hambre; el Señor libera a los cautivos (Sl 146[145],7)

“Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia

–como lo había prometido a nuestros padres–

en favor de Abrahán

y su descendencia por siempre” (54-55):

Otorgarás a Jacob tu fidelidad y dispensarás a Abrahán tu amistad, como lo prometiste en otro tiempo a quienes fueron nuestros antepasados (Mi 7,20)

Ha recordado su amor y su verdad hacia la casa de Israel (Sl 98[97],3).