Nota informativa encuentro pradosianos más jóvenes

Categoría de nivel principal o raíz: Ultimas Noticias
Visto: 1464

ENCUENTRO DE LA ASOCIACIÓN SACERDOTES DEL PRADO

 

            Desde el lunes 29 al miércoles 31 de agosto de 2011, se ha celebrado en Ávila un encuentro, una sesión de trabajo entre el Consejo del Prado de España  (compuesto por sacerdotes diocesanos pertenecientes a la Asociación del Prado) y algunos de los sacerdotes pradosianos jóvenes (menores de 45 años), bajo el tema “la preocupación por las vocaciones, especialmente las pradosianas”. Reconocemos que en este tema, la situación de la Iglesia universal,  es preocupante, es decir, se da un descenso en las vocaciones a todos los niveles y un envejecimiento de sacerdotes, religiosos y religiosas. La Asociación del Prado, algo de esto vive, pero no con tanta crudeza.

 

 

 

 

 

            Los objetivos trabajados han sido:

 

-        Acercarnos (con respeto y misericordia) al complejo mundo de los jóvenes y, especialmente, de los sacerdotes jóvenes.

-        Preguntarnos cómo hacer hoy la propuesta vocacional pradosiana.

-        Acoger algunas líneas y sugerencias de acción.

 

La dinámica de trabajo ha sido eminentemente participativa, haciendo una lectura creyente-misericordiosa de la realidad juvenil y de la realidad del clero joven, así como un ejercicio comunitaria de discernimiento para seleccionar líneas y sugerencias de acción.

 

Cada participante presentó una monografía destacando los rasgos principales del mundo juvenil, perfil del sacerdote joven, elementos determinantes de la vida y opciones del clero joven, fuentes, certezas que manifiestas, búsquedas, pretensiones personales y eclesiales, interpelaciones que reciben y que recibimos de ellos.

 

            Con la ponencia “atractivos y resistencias de los curas jóvenes ante el carisma del Prado: ventanas abiertas y dificultades”, a cargo del sacerdote Florián Nonay, profundizamos en este tema y dio pié a un amplio debate y concreción de acciones.

 

Los momentos de celebración y oración conjunta para poner nuestro trabajo en manos del Espíritu Santo, para que lleguen a buen término, han marcado el eje del encuentro.

 

Finalmente, nos hemos preguntado ¿qué tenemos que hacer, hermanos? El mirar de Dios es amor, Dios sigue llamando y, nosotros, somos sus colaboradores, por lo que, entre otras, estas han sido nuestras conclusiones:

 

-        Secundar la iniciativa de Dios, ayudando a vivir desde la clave de la vocación (llamada de Dios, respuesta del hombre) y ayudando a discernir si es Dios quien llama.

 

-        Alentar, acompañar, servir a las diferentes vocaciones y carismas, sintiéndonos corresponsables y agraciados con las demás vocaciones y carismas.

 

-        Relacionarnos con los otros desde las raíces y cimientos de lo humano (fragilidad, libertad, donación…) y lo cristiano (Jesucristo, la Palabra, los sacramentos, los pobres, la Iglesia…).

 

-        Vivir nuestra vocación pradosiana con fidelidad y radicalidad (pasión por Jesucristo y la evangelización de los pobres, amor a la Iglesia, pobreza voluntaria…). La fuerza de los testigos.

 

-        Proponer lo que somos –la gracia del Prado- a los más desvalidos del presbiterio; crear contextos donde esa vocación pueda ser discernida y acogida.

 

-        Alentar el trabajo pastoral-vocacional de la diócesis y del seminario.

 

-        Perseverar en la petición al dueño de la mies que mande operarios a su mies.

 

-        Ensayar mediaciones y materiales concretos: libros, revistas, sesiones monográficas, encuentros con sacerdotes amigos, relaciones con los obispos…

 

 

           

 

José Mª Tortosa Alarcón

Responsable de Formación

Sacerdotes del Prado