Noviembre 2019

Visto: 61

     Noviembre 2019

A veces la cruz se nos presenta de manera cruda y pesada: sabía que la decisión de sustituir el reparto de alimentos en Caritas Parroquial como lo hemos hecho hasta ahora, por otras alternativas de promoción iba a traer sus problemas y sus resistencias por los que se acomodan a lo más fácil.

A muchos les va mejor lo asistencial, la dependencia, lo pasivo. No ven nuestras razones que creemos van en linea de liberación y educación

Rafael y su mujer se pusieron como energúmenos al explicarles las alternativas al reparto de alimentos que teníamos pensadas: reuniones de padres formativas por profesionales. Valoraríamos su participación con vales de alimentos en comercios del barrio. Su respuesta: que ellos educan bien a sus hijos, que no necesitan eso…hasta cuestionaron el dinero de Caritas o que iban a ir al Obispo.

No sé si hice bien en expresarle que se les veía desayunar en el bar con sus tres hijos. Como tienen respuestas para todo me contestaron que a mí también me veían en el bar y no saben si el dinero que gasto es el de Caritas.

El “mal rato” pasado se prolongó varios días.

“Señor esta es la cruz que tenemos que llevar: pobres que se rebelan y se enfrentan. Que tergiversan nuestro proceder. Que cunden prejuicios y bulos. Y pueden cundir malestar por doquier.

Señor si nos quitan nuestra paz, que tú nos compenses con más fortaleza y madurez en llevar a cabo lo que creemos merece la pena.

Que sus enfrentamientos y contradicciones no disminuyan nuestra entrega y el aprecio por su liberación

 

                                                                               Manuel Vida Ruiz. Diócesis de Córdoba