Diciembre 2019

Visto: 18

     Diciembre 2019.                 Continúa el testimonio del mes de noviembre. Después de la tormenta llega la calma. Después de la cruz, viene la exaltación;

esta familia (Gómez) me hizo pasar un mal rato al expresarme de malas formas su disconformidad por cortarles el reparto de alimentos y no entender la alternativa que le ofrecíamos. Lo positivo que hicieron unirme a la pasión y la Cruz. Gusté el sabor amargo del revés. Permitiéndome sentir y contemplar al Señor en su pasión y la incomprensión hasta de los suyos.

Una vez que asistieron a la Escuela de padres y pudieron retirar alimentos del comercio cambiaron por completo. Además se hicieron presentes en otros Talleres de la Parroquia. Hasta para sorpresa mía la señora participó en la Oración comunitaria que había preparado el miércoles el grupo del Taller de Jesucristo. Veo que el Señor ha estado detrás de esta acción.

Los pobres nos sorprenden. Son capaces de lo mejor y de lo peor (para nuestras propias categorías). Son contradictorios. Participan de la cultura de la pobreza. Pero están llenos de posibilidades. Y el Señor puede trabajarlos.

Por eso tenemos mucha ilusión en estos Talleres de Promoción humana: Escuela de padres. Apoyo psicológico. Salud y familia. Cultura e historia de Córdoba. Encuentros de mayores y Taller de Jesucristo.

Hemos apostado por la autonomía de las personas, por su formación y desarrollo…Creemos que por ahí irá la evangelización y la posibilidad del encuentro con Jesucristo

Ahora veo con relatividad lo sucedido y me censuro no haber tenido más confianza y esperanza en el Señor que también trabaja en estas personas. Recojo la lección que el Señor me permite descubrir y me veo como Pedro cuando el Señor le dice ·”Hombre de poca fe”.

Me abro a que me interpelen las cruces de aquellos a quienes he sido enviado para saber acompañarlos en sus procesos de liberación y evangelización. Sabiendo que no depende todo de mí y que el Señor está poniendo su parte en ellos.

¡Gracias Señor, al trabajar en tu viña descubro, que tú haces mucho más que nosotros. Te pido que no entorpezca tu acción sino que la complemente en la tarea asignada de ser buen pastor!

Manuel Vida Ruiz