24 junio 2021

Visto: 97

Jaume Obrador. Las comunidades cristianas . 15 de octubre 2020 

Voy a visitar a una de las 51 comunidades de la parroquia de Rabiro. Muchas de ellas han construido con adobes una pequeña casa donde se reúnen cada mes. La de Kigoma es baste grande y cuando llegamos vemos que el viento ha levantado una parte del techo de lata ondulada y habrá que repararlo.

Vienen sobre todo las personas mayores que no pueden desplazarse hasta la parroquia acompañados de sus familiares. Antes de empezar la misa, muchos quieren confesarse. Les hablo de Jesús, de la llamada a la santidad tal como el papa Francisco lo explica en la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, de la gratuidad de la salvación y del fariseísmo. Es el pequeño rebaño. Después de la misa nos invitan a comer y conversamos un buen rato.

Las comunidades tienen sus responsables que eligen para tres años. Se reúnen cada mes para reflexionar sobre el evangelio y hablar de sus cosas. El obispado prepara una hoja mensual donde hay informaciones y un tema de formación. Los responsables organizan las actividades de la comunidad. Entre ellas está la visita a los enfermos, el cultivar las parcelas de las personas mayores que ya no pueden hacerlo, construir la casa a aquellos que no pueden hacerlo y la parroquia les proporciona la techumbre de lata ondulada. Tienen que dar la conformidad a los que piden un sacramento, el bautismo de los niños, la confirmación, la primera comunión, el matrimonio. Si hay problemas, tienen que solucionarlos antes de recibir el sacramento que piden. Hay comunidades que funcionan muy bien y otras que funcionan menos bien. Los obispos de Burundi, desde hace años, han organizado la pastoral en comunidades que no superan las treinta familias para evitar la masificación. En la comunidad todo el mundo se conoce y pueden concretar lo que la palabra de Dios les sugiere.

Todos se mantenían firmes en las enseñanzas de los apóstoles, compartían lo que tenían y oraban y se reunían para partir el pan (Ac 2,42).
 
Jaume Obrador, diócesis de Mallorca, en Burundi