6 de julio 2019

Visto: 43

Limonest, 6 de julio

Tras escuchar el testimonio de Michel Delannoy, Xoxé Xulio Rodríguez y Armando Pasqualotto de sus vivencias como responsable general y asistentes me doy cuenta de que también en los servicios internos

del Prado nos hacemos buen pan para los otros en la cercanía y en el despojo, desde las fragilidades propias y las ajenas. Danos, Señor, la fortaleza necesaria para recorrer el camino al que nos llamas en los servicios al Prado general, regional o diocesano.

Esos servicios, en ocasiones poco atendidos y valorados, son ocasión para crecer en el conocimiento de Jesucristo, la docilidad al Espíritu y la comunión fraterna. Danos lucidez para dejarnos formar por ti en esas llamadas que recibimos en la Asociación. “Para que sean uno como nosotros” Jn 17,11

Manu de las Fuentes