Visto: 3589

El beso de Dios

 

 

Habíamos terminado la celebración de la Eucaristía en el primer aniversario de la muerte del abuelo. Estaba reunida toda la familia: hijos, nueras, nietos, algunos con sus parejas, y niños bisnietos, muchos niños, algunos todavía en brazos de sus padres. Desde el primer momento quise acogerles y mostrarles todo mi cariño.

Read More: El beso de Dios - cuaderno de vida
Visto: 2341

Cuaderno de vida 11.10.10: Muerte de Amelia

 

Esta tarde he estado en el tanatorio. Se ha muerto Amelia con 84 años, marido, siete hijos y una tribu de nietos y biznietos. Había mucha gente. No conocía a nadie. Me he presentado como el cura del barrio. Me han señalado a dos hijos. Eran un chico y una chica relativamente jóvenes. No se han movido. He tratado de iniciar la conversación preguntado cómo ha sido. Las respuestas eran cortas y frías. Sólo he alcanzado a escuchar: "Queremos una cosa breve. Cuanto antes se pase el día de mañana, mejor". Me he sentido mal, como perdido, sin saber qué decir y qué hacer.

 

He invitado entonces a los que quisieran a rezar un Padrenuestro. Un puñado se ha acercado. Los hijos han permanecido indiferentes. Especialmente ella, cabizbaja y con las gafas negras. ¡Cuánto dolor y cuánta desesperación! La madre se ha ido, la primera de toda una gran familia.

Read More: Cuaderno de vida: Muerte de Amelia
Visto: 2877

A esta hora, en la parroquia de San Pablo de mi arciprestazgo de Gamonal se realiza una vigilia de jóvenes con la famosa cruz que abre los encuentros mundiales de la juventud. No he acudido, entre otras razones porque estoy muy cansado y diré porqué.

Ha abierto la jornada recibiendo a Maribel, una madre con una discapacidad, que después de muchas luchas y peleas ha podido quedarse embarazada y con alegría inscribe a su hijo para ser bautizado. He compartido un ratito la cruz del minusvalorado que pelea por abrirse paso y engendrar vida.

Después he estado escuchando a Pedro, un gitano con cinco hijos que se gana la vida vendiendo ambientadores y que me cuenta sus apreturas para sacarles a todos adelante. He arrimado el hombro, en nombre de la comunidad, para hacer su cruz más liviana.

Read More: Cuaderno de vida: " La otra cruz"
Visto: 2298

Los pobres, instrumentos de la transformación de Dios

 

He citado a María a charlar un rato en la parroquia. Hace un par de meses pasó por los servicios de Cáritas. Quiero conocerla y saber cómo la va.

 

Llega al despacho con una sonrisa amplia, a pesar del duro momento que atraviesa. Es una chica que ronda los treinta y con color tostado. Viene de Brasil, en donde ha dejado tres hijos al cuidado de sus padres. Ha hecho varios cursos de servicio doméstico, también de castellano, y aún así no encuentra trabajo. A esto hay que añadir que a su pareja también lo han despedido: “Un día le dio un ataque de epilepsia mientras trabajaba. Le dijeron que no volviera más, que no se responsabilizaban de lo que pudiera pasar si se le repetía”. Y ahora está también en la calle, tirado y en paro. Y la hipoteca aprieta. No saben cómo saldrán adelante.

Read More: Cuaderno de vida: "Los pobres, instrumento de la transformación de Dios"
Visto: 2703

Orar desde el silencio, desde la cruz ¿rezar? El otro día Galo, un Laico liberado en la diócesis, me interpelo, me dijo: habéis sacado un libro interesante en la JOC y me he tenido que enterar de él en Salamanca este fin de semana… ¡esas cosas se comparten!

Read More: Cuaderno de vida: “Testigos silenciosos”
Visto: 2109

Rezando con un Hecho de Vida

17-11-10
Mila, voluntaria en el comedor social, cuenta como el otro día que se celebraba el “dia del cordeo” (los musulmanes), y en el comedor pusieron CORDERO. "Vienen cansados de cursillos, de buscar curro… pero siempre, antes de comer, su alfombra y rezan. Me llama la atención cuanto valoran ellos la oración". (Contaba Mila en el grupo)
Oración
Son gente joven, gente necesitada, sin recursos (no tienen familia, padres, tios…) … Nosotros los jóvenes participamos de la sociedad de bienestar … Es verdad: nos falta futuro, perspectivas, curro…. Pero en casa ¡tenemos casi de todo! ¡las tensiones las asumimos porque tenemos de todo! Mira por donde descubro que a Mila, a mi, me ha descubierto que la esperanza no es algo que tengo, sino que se comparte, que te regalan muchas veces otra gente, los pobres. Desde el estar satisfecho ¿Cuál es mi esperanza? ¡Gracias por esta gente! Amen.
Visto: 2199

Orar Vida: Compartiendo un trozo del cuaderno de vida

Cuaderno de vida del 26-11-2010
Asamblea…. Mucha gente… muchos años.
El vicario nos invitó a rezar con la gente… contó que un día dijo (en misa de familia): preguntó si alguien conocía a Jesús… ¡nadie!, y una cría dijo: pero yo hablo todos los días con él. Quizás este es el secreto –me digo a mí mismo-.
 
He celebrado en la residencia Bizkotxalde a la mañana… más de 70 personas con muchos años. Los más jóvenes: las trabajadoras (5), que estaban atareadas en otras cosas en un rincón (control); cantamos, rezamos, comulgamos……. Presentamos la campaña de adviento: ¡Por Favor! Llevadme a Belén.
A la tarde la Asamblea de las 5 parroquias, unas 100 personas pero los jóvenes no estaban: los monitores en la salida en Berriz con los pre-adolescentes, de la JOC… no sé.
El grupito de iniciación de la JOC estaba en una sala cerca… , la madre de Miren en la asamblea, …
Antes de ir a la cama unos jóvenes salían en la tele como se divertían, bailaban,…. Comenté con Manu: esta claro que no tienen sentido del ridículo, y viven el momentos… ¡que diferencia! Ellos y yo… el mismo mundo, que diferencias, que distancias…



Oración - reflexión
Mi oración en y desde el mundo obrero me llama a “alzar la vista, abrir los ojos, otear el horizonte. Agudizar el oído. Captar los gritos y susurros de la vida. Palpad el paso de Dios, una vez más, despertando la esperanza.



Señor:
Si dudo de tus promesas, levanta mi esperanza;
Si fracaso, levanta mi ánimo;
Si me acosan mil dificultades, levanta mi fortaleza;
Si me acobardo, levanta mi espíritu;
Si me ciega el tener, acerca mi vida a los pobres;
Si no te espero, despiértame;
Si me equivoco de dirección, reoriéntame;
Si caigo en la rutina, zarandéame para descubrir la originalidad de cada día y de cada persona;
Si no te busco, ven a mi encuentro.
Amén.