Aplazada la sesión de formación "La pobreza del sacerdote".

Más información

agosto de 2020: ejercicios espirituales

Información sobre los ejercicios

Nueva publicación: EL CAMINO DEL DISCÍPULO Y DEL APÓSTOL. YVES MUSSET

Más información en noticias

Evangelio del Domingo

Domingo 15º T.O. - A

Pauta para un Estudio de Evangelio. Josep Maria Romaguera Bach

Los frutos de la misión del Hijo de Dios, la Palabra de Dios hecha carne, serán abundantes por más dificultades que encuentre. “La palabra del Reino” que Jesús siembra es eficaz y poderosa.
La parábola del sembrador, entonces, es una invitación a la confianza en la implantación del Reino. A pesar de las oposiciones que hay en el momento, al final los resultados serán muy superiores a los esperados.

Leer más...

Domingo 15º T.O. - A

Estudio de Evangelio. Santiago Domingo Pampliega

Comienzo del capítulo 13 de Mateo en el que están recogidas 7 parábolas que explican de forma plástica el misterio del Reino, un reino que ya se está haciendo presente en las palabras, las acciones y los milagros de Jesús, y que sigue adelante a pesar del rechazo de los fariseos y maestros de la ley, de la posibilidad de que sea discutido o ignorado por algunos, y también aceptado por otros. La Palabra de Dios no produce fruto automáticamente, es una propuesta, y corre el riesgo de no ser aceptada. Espera una respuesta amorosa y, por tanto, libre.

Leer más...

Magnificat y Nuevo Testamento

Visto: 2315

Lectura de algunas páginas del Antiguo Testamento

a partir del Magníficat de María

(Lc 1,46-55)

Para contemplar el amor de Dios a su Pueblo,

 

un amor siempre fiel

 

“Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;” (46-47):

* Mi corazón salta de alegría por el Señor, mi fuerza reside en el Señor [...]he disfrutado de tu ayuda (1Sa 2,1)

Me gozaré en el Señor, me alegraré en Dios, mi salvador (Ha 3,18)

Reboso de dicha en el Señor, me alegro animoso en mi Dios (Is 61,10)

“porque ha mirado la humillación de su esclava” (48):

Señor del universo, si prestas atención a la humillación de tu esclava, si me tienes en cuenta y no me olvidas, si me concedes un hijo varón, te prometo que te lo entregaré […] (1Sa 1,11)

“Desde ahora me felicitarán todas las generaciones” (48):

¡Qué felicidad! Ahora las mujeres me felicitarán (Gn 30,13)

“… su nombre es santo” (49):

Santo y venerable es su nombre (Sl 111[110],9)

“y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación” (50):

El amor del Señor dura por siempre [...] su justicia llega a los hijos de sus hijos (Sl 103[102],17)

“Él hace proezas con su brazo…” (51):

Disipaste a tus rivales con tu brazo poderoso (Sl 89[88],11)

“derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes” (52):

El Señor empobrece y enriquece, rebaja y engrandece (1Sa 2,7)

Pone a los humildes en lo alto, en lugar seguro a los afligidos (Jb 5,11)

“a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos” (53):

Porque él sació la garganta ávida, al hambriento llenó de manjares (Sl 107[106],9)

Hace justicia a los oprimidos y da pan a quien tiene hambre; el Señor libera a los cautivos (Sl 146[145],7)

“Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia

–como lo había prometido a nuestros padres–

en favor de Abrahán

y su descendencia por siempre” (54-55):

Otorgarás a Jacob tu fidelidad y dispensarás a Abrahán tu amistad, como lo prometiste en otro tiempo a quienes fueron nuestros antepasados (Mi 7,20)

Ha recordado su amor y su verdad hacia la casa de Israel (Sl 98[97],3).