Evangelio del Día

Domingo 5º Pascua - C

Propuesta de José María Tortosa Alarcón

Experiencias en la misión: aires de novedad

Leer más...
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 3617

Tiempo de Cuaresma

 

ciclo A

Domingo 4

3 abril 2011

 

 

Evangelio según Juan (9,1-41)

En aquel tiempo, 1 al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. 2 Y sus discípulos le preguntaron:

–Maestro, ¿quién pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?

3 Jesús contestó:

–Ni éste pecó ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios. 4 Mientras es de día tengo que hacer las obras del que me ha enviado: viene la noche y nadie podrá hacerlas. 5 Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo.

 

6 Dicho esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego, 7 y le dijo:

–Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).

El fue, se lavó, y volvió con vista. 8 Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban:

–¿No es ése el que se sentaba a pedir?

9 Unos decían:

–El mismo.

Otros decían:

–No es él, pero se le parece.

El respondía:

–Soy yo.

10 Y le preguntaban:

–¿Y cómo se te han abierto los ojos?

Read More: Estudio de Evangelio domingo 3 de abril
Categoría de nivel principal o raíz: Estudio del Evangelio
Visto: 4051

El Estudio del Evangelio en las Constituciones del Prado n° 37.

Para crecer en el conocimiento de Jesucristo, nos comprometemos a estudiar el Evangelio de manera habitual y a aplicarlo en nuestra vida.
Ya sea de manera individual o en común, dedicaremos un tiempo considerable a este estudio espiritual. “Aquél que quiera llenarse del Espíritu de Dios deberá estudiar a Nuestro Señor cada día: sus palabras, sus ejemplos, su vida; he aquí la fuente en la que encontramos la vida, el espíritu de Dios” (VD 226)

Haremos de este estudio un verdadero trabajo que tome en cuenta la totalidad de las Escrituras. Lo realizaremos en la simplicidad de la fe, según la tradición de la Iglesia, en unión con los pobres cuya vida compartimos.
“Es en la oración de cada día que hay que llevar a cabo este estudio y que hay que llevar a Jesucristo a nuestra vida...
Es ahí que encontraremos cada día una pequeña luz del Espíritu Santo, y que llegaremos poco a poco a conformar nuestra vida a la de Jesucristo. Es necesaria una oración asidua” (VD 227)
En su oración, el verdadero discípulo pide a Cristo, Verbo Salvador, que tenga a bien abrir su espíritu y su inteligencia, con el fin de que la Palabra de Dios entre en su corazón y que pueda apreciarla y comprenderla.
Él desea que todas las palabras del Evangelio sean para él luz que ilumina, que lo lleva a Jesús, y que lo acompañen por todos los caminos de la justicia y la verdad.
Aunque siempre estamos tentados a considerar impracticable el Evangelio, el Padre CHEVRIER nos enseña a volvernos disponibles al Espíritu para escuchar, meditar y poner en práctica la Palabra, porque en esta palabra están la vida, el gozo, la paz y la felicidad.

1) ¿Qué es?

  • Un estudio “studeo”, en latín, tiene una connotación afectiva. Expresa una pasión, una decisión, un compromiso asiduo. Es un trabajo serio, regular, ordenado, que compromete nuestra inteligencia y nuestro corazón.
  • Espiritual “en el Espíritu”, bajo la acción del Espíritu Santo, para dejarnos configurar en Cristo, hoy en día, en su misión, a través del Espíritu.
  • Del Evangelio (de la Escritura): de la persona de Jesucristo, a través del carácter sacramental de la Palabra, en la totalidad de la Escritura.
Read More: ¿Qué es El Estudio del Evangelio?