Domingo 4º Adviento - A

Visto: 213

Pauta para un Estudio de Evangelio. Josep Maria Romaguera Bach

Una cosa que queda bien afirmada en esta página es la intervención directa de Dios en el nacimiento de Jesús. De la misma manera que en la Creación del mundo se decía que "el Espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas" (Gn 1,2), ahora se dice que María “esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo”. Estamos no ante una biografía sino ante una confesión de fe sobre Jesús: Él es el Mesías, el Ungido de Dios.

22 diciembre 2019

 

Evangelio según Mateo (1,18-24)

18 El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. 19 José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. 20 Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

–José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. 21 Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.

22 Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta: 23 Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa «Dios con nosotros».

24 Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

Contemplo la humanidad y la divinidad de Jesucristo. Y alimento, con esta contemplación, el deseo de su venida.

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

Entre estas personas me fijo en aquellas que tienen un corazón de pobre, como José, y acogen con sencillez la voluntad de Dios. Doy gracias a Dios por ello.

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre el texto y el contexto en el que se ha escrito

 

  • El acuerdo matrimonial (19) tenía lugar aproximadamente un año antes de la boda y tenía un valor legal muy parecido al del matrimonio, a pesar de que los novios todavía no convivían. Para deshacer el acuerdo era necesario que el marido diera a la mujer un documento de divorcio y, de este modo, dejara de considerarla su esposa.
  • En la Biblia los “sueños” (20) aparecen como un medio por el cual Dios se manifiesta (Gn 15,12; Mt 2,12.13.19.22; 27,19).
  • También es común a toda la Biblia hablar del “ángel del Señor” (20) para expresar que Dios mismo actúa o habla. Aquí es el mensajero de Dios.
  • Con la referencia a los “profetas” (22) se quiere acentuar que lo que anunciaban las Escrituras se cumple plenamente en Jesús. Expresiones parecidas –o la idea de cumplimiento– se encuentran en otros lugares del mismo evangelio de Mateo: Mt 1,22; 2,5-6.15.17.23; 4,14; 5,17; 8,17; 12,17; 13,35; 21,4; 26,54.56; 27,9.
  • El objetivo del evangelista con esta página es afirmar que Jesús es “el Mesías” (18). Este objetivo ya se ve cuando Mateo hace el árbol genealógico de Jesús (Mt 1,1-17), explícitamente dicho en los versículos 1 y 17.
  • En los evangelios de la infancia se concentran afirmaciones básicas de la fe cristiana, la fe en el Resucitado: el hombre Jesús, nacido de María y miembro de un pueblo concreto –Israel–, es el Mesías, el Ungido de Dios; el hombre Jesús, engendrado por obra del Espíritu Santo, es Dios mismo presente en medio de nosotros.

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • Una cosa que queda bien afirmada en esta página es la intervención directa de Dios en el nacimiento de Jesús. De la misma manera que en la Creación del mundo se decía que el Espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas (Gn 1,2), ahora se dice que María “esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo” (18 y 20). Estamos no ante una biografía sino ante una confesión de fe sobre Jesús: Él es el Mesías, el Ungido de Dios.
  • Los dos nombres que recibe Jesús también vienen de Dios. El primero, “Jesús” (21), lo propone el ángel, el mensajero. El segundo, “Emmanuel” (23), viene de la Escritura, de la Palabra de Dios (Is 7,14).
  • El nombre de “Jesús” (21) significa «el Señor salva». El nombre indica la misión: Él “salvará a su pueblo” (21). Salvar es acción que abre (como la acción de la JOC): es hacer efectivo que ni el pecado, ni la muerte, ni las injusticias, por más que duelan, no tienen la última palabra en la vida de nadie. Es abrir camino con los que creen que no son nadie, haciéndoles saber que Dios cuenta con ellos, que tiene un plan para ellos.
  • El “Dios con nosotros” –“Emmanuel”– (23) se repite en el mismo evangelio de Mt en otras ocasiones: en las enseñanzas sobre la Iglesia, cuando Jesús dice que donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18,20); en el envío del Resucitado a los apóstoles, diciéndoles yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos (Mt 28,20). Todo el Evangelio –Palabras y Acciones de Jesús– da testimonio de ello: “Diosestáconnosotros”.
  • Ni a José (19) ni a los contemporáneos de Jesús (Mt 9,34; 11,19; 12,14.24.38; 13,57-58; 14,28; 16,22-23; 26,63-65; 27,39-44) ni a la gente de nuestro tiempo no nos ha sido fácil aceptar que un hombre concreto, Jesús de Nazaret, sea el mismo Dios. O que Dios se hace carne humana en el hombre histórico Jesús de Nazaret. Para aceptarlo es necesario un corazón de pobre. Es a estos a quienes el Padre se revela (Mt 11,25; 16,17). José, con corazón de pobre, es obediente a la fe.