Domingo 3° T.O. - A

Visto: 176

Pauta para un Estudio de Evangelio. Josep Maria Romaguera Bach

Jesús comienza la misión creando equipo. Llama personalmente a quienes quiere que le acompañen. Llama personalmente a aquellas personas a las cuales Él quiere acompañar. Nosotros somos de estos/as, llamados/as a acompañarlo y a dejarnos acompañar por Él.

 

26 enero 2020

 

Evangelio según Mateo (4,12-23)

12 Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. 13 Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. 14 Así se cumplió lo que había dicho el Profeta Isaías:

15 País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles.16 El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.

17 Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:

—Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos.

18 Paseando junto al lago de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. 19 Les dijo:

–Venid y seguidme y os haré pescadores de hombres.

20 Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron.

21 Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamo también. 22 Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

23 Recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del Reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

Y me doy cuenta de la invitación que Jesús me ha hecho a seguirle, de lo que he dejado, de lo que tengo que dejar todavía.

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

Y reviso si en esta vida que contemplo se cumple o no la voluntad de Dios, que quiere que todos seamos un solo pueblo.

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre el contexto y sobre algunos términos

 

  • No es indiferente que Jesús comience su misión en Galilea (12) en lugar de hacerlo en el centro social y religioso de Israel. Se trata de una región donde había poblaciones judías y no–judías (=“gentiles”). Y Jesús quiere que la Buena Noticia (23) de que “está cerca el Reino de los cielos” (17)– llegue a todo el mundo, a todo “el pueblo” (23) y a todos los pueblos (Mt 28,19).
  • Sobre el término “gentiles” (15) que aparece en la cita de Isaías (Is 8,23-9,1), hay que tener en cuenta que el Antiguo Testamento (Is 2,2-5; Jr 16,19-21; Za 14,16-19) distinguía entre el pueblo de Israel –que como ‘pueblo’ se comprometió a adorar al Señor, el único Dios– y los “gentiles” –adoradores de otros dioses–.
  • El Señor escogió a Israel para hacer de él ‘su pueblo’ y darle la misión de llevar la “luz” (16) de la Ley a los pueblos extranjeros. Las demás ‘naciones’ eran llamadas a “convertirse” al Señor y a venir a Jerusalén a adorarlo. En el Nuevo Testamento se realizan las profecías del AT cuando, por ‘la acción’ (19.23) de los cristianos (19), los no–judíos, es decir, los pueblos “gentiles”, reciben el anuncio del Evangelio (17.23); anuncio por el cual se convierten, también, en “pueblo”, un “pueblo que vio una luz grande” (16). Los Magos de Oriente son la primicia (Mt 2,1-12). Pablo reconocerá que el anuncio del Evangelio convierte a los “gentiles” en justos por la fe (Rm 9,23-33).
  • Según la costumbre judía, que evita pronunciar el nombre de Dios, el evangelio de Mt usa casi siempre “Reino de los cielos” (17) en lugar de ‘Reino de Dios’ (con excepciones: 6,33; 12,28; 19,24; 21,31.43).

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • Jesús anuncia que Dios, el Señor “del cielo” y de la tierra, ha comenzado a instaurar su “reinado” en medio del mundo (17). La presencia de Dios es visible en la persona de Jesús, en sus palabras y en sus acciones –“curando”– (23), y en quienes se reúnen alrededor de él respondiendo a su llamada como pueblo.
  • Esta presencia del “Reino” (17) pide “conversión” (17). Pero la pide a todo el mundo, no sólo a los “gentiles”. Porque la “conversión” es un cambio de actitud, de vida. La “conversión” no se reduce a cambiar a un dios por otro en el aspecto cultual, sino que consiste en adorar a Dios con la vida. Volverse sinceramente hacia Dios y acogerlo en los demás.
  • La llamada (19) dice, propiamente, ‘venid detrás de mí’. Es decir, ‘seguidme’, ‘sed discípulos’. La respuesta a la llamada, la “conversión”, pasa por ponerse en movimiento, pasa por “dejar” (20.22) una vida y comenzar otra. Es una verdadera transformación, un crecimiento desde la propia realidad: “pescar” de otra manera (19), y “pescar” con otra finalidad, la de liberar del mal, representado por el mar.
  • Esta llamada de Jesús siempre es personal: es llamada personal a Simón, a Andrés, a Santiago, a Juan ... (18-22).
  • Y es una llamada del Maestro a los discípulos (19.21). Esto es sorprendente: lo normal era que los discípulos escogían al maestro. Lo que aprenderán de Él, entonces, lo reciben gratuitamente. De este modo ellos, como apóstoles (=militantes), cuando llamen a otros en nombre de Jesús darán gratuitamente lo mismo que han recibido (Mt 10,8).