Domingo 14º T.O. - A

Visto: 72

Estudio de Evangelio. Santiago Domingo Pampliega

 Mateo recoge aquí 3 dichos de Jesús que probablemente tuvieron un origen independiente. El contexto está en la pregunta acerca de Jesús (Mt 11,3) y las reacciones de sus contemporáneos (Mt 11, 19; 11,20; 12,38). En este contexto de rechazo e incredulidad, sólo los pequeños son capaces de acoger la revelación del Padre manifestada en las acciones y palabras de Jesús.

 
 
5 julio 2020. Mt 11,25-30
 
1. "Bendito seas, Padre,... porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla" (Mt 11,25).
 
Es la oración de alabanza agradecida de Jesús al Padre ante la contemplación de quién responde al mansaje del Reino, quién lo acoge. No son los sabios y entendidos, representados aquí en los escribas, fariseos y maestros de la Ley, los que están abiertos al don de Dios, al Reino. Hoy, en mi entorno (Iglesia, comunidad) puede darse cuando el conocimiento y el ejercicio de autoridad se convierte en un fin en sí mismo, o impide el acceso a Dios, cuando no hay lugar para la acción del Espíritu, cuando caminamos por carriles preestablecidos, y cuando la revelación de Dios se convierte en conocimiento cerrado e ideológico.
Jesús descubre que son los pobres, los sencillos, los pequeños, los que se saben frágiles los que acogen, se abren al don de Dios, se alegran. Porque descubren que su vida es valiosa para Dios, descubren un rostro de Dios diferente, una vida que les alcanza.
 
*¿Dónde se acoge hoy el Reino de Dios?. ¿Qué relación tengo con aquellos que lo acogen?.
 
2. "Todo me lo ha entregado mi Padre. Y nadie conoce al Hijo más que el Padre..." (Mt 11,27)
 
Expresa la conciencia que tiene Jesús de sí mismo, la unión de Jesús con el Padre, el reconocimiento de una relación única, íntima, profunda. En ella, el conocimiento mutuo entre el Padre y el Hijo. Y la transmisión (revelación) de ese conocimiento, entendido no en sentido abstracto o teórico, sino vital, a los que quiere. "Ese conocimiento le lleva a descubrir la profunda sintonía entre Dios y lo "pequeño", lo que no cuenta, y, a través de Jesús, se les revela como un Dios liberador de cargas legalistas atosigantes, dispuesto a compartir con ellos un yugo con el que arar juntos" (Julio Colomer).
 
3. "Venid a mí los que estáis cansados y agobiados..." (Mt 11,28).
 
La mirada que dirige a aquellos que le escuchan y le siguen le descubre la realidad que viven: "como ovejas sin pastor" (Mt 9,36), con cargas difíciles de soportar, con un presente difícil y un futuro incierto, con una relación con Dios impuesta desde un legalismo asfixiante... Les invita a descargar en Él todo su agobio, a caminar juntos, a encontrar vida, sentido, fuerza, liberación en Él.
 
* Realmente ¿es fuente de liberación, de vida, de esperanza hoy para aquellos que viven bajo pesadas cargas?. ¿Cómo hacerlo posible?.
 
Santiago Domingo Pampliega. Diócesis de Madrid