Domingo 16º T.O. - A

Visto: 60

Pauta para un Estudio de Evangelio. Josep Maria Romaguera Bach

Uno de los aspectos de la realidad que queda iluminado por las parábolas que nos ofrece el Evangelio del próximo domingo es el del sectarismo y el racismo. El mensaje de Jesús (Buena Noticia) nos libera de ser jueces los unos de los otros. Y nos fortalece la esperanza de que todo lo que es bueno, por pequeño que sea, crecerá.

 

19 julio 2020. Evangelio según Mateo (13,24-43)

En aquel tiempo, 24 Jesús propuso esta parábola a la gente:

–El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; 25 pero, mientras la gente dormía, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. 26 Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. 27 Entonces fueron los criados a decirle al amo:

–Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?

28 El les dijo:

–Un enemigo lo ha hecho.

Los criados le preguntaron:

–¿Quieres que vayamos a arrancarla?

29 Pero él les respondió:

–No, que podríais arrancar también el trigo. 30 Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: “Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”.

31 Les propuso esta otra parábola:

El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; 32 aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.

33 Les dijo otra parábola:

El Reino de los Cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente.

34 Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. 35 Así se cumplió el oráculo del profeta:

«Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo

36 Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle:

–Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.

37 El les contestó:

–El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; 38 el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; 39 el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles.

40 Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: 41 el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados 42 y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 43 Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

Contemplo el estilo de militancia que Jesús comunica con su vida, con su estar en el mundo.

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

Me doy cuenta de las mezclas de justicia e injusticia, de bien y de mal en la que vivimos. Y contemplo a los testimonios de militancia fiel, de permanencia en el compromiso por los más pobres, por las clases desfavorecidas...

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre el contexto y sobre las parábolas

 

  • Continuamos en el capítulo 13 de Mateo, dedicado a las parábolas de Jesús. Hoy encontramos tres: el trigo y la cizaña (24-30), el grano de mostaza (31-32) y la levadura (33).
  • Recordémoslo: una parábola es una metáfora en forma de narración, que parte generalmente de las acciones de la vida cotidiana. Jesús las usa como un instrumento de diálogo con sus oyentes para manifestar quien es Dios y como actúa y, por lo tanto, cual es el Reino que él anuncia. En la parábola hay un único mensaje, que toca a los oyentes y quiere hacerles reaccionar.

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • En el conjunto del capítulo, la parábola del grano de mostaza (31-32) es la central. Esto significa que su mensaje es clave para entender el conjunto: en el Reino de Dios, por pequeño y poco importante que parezca, todo el mundo puede ser acogido.
  • La “cizaña” (25) es una mala hierba. Se parece al trigo, pero tiene granos negros y venenosos. Según esta parábola, el juicio (30.39-41) corresponde únicamente a Dios. Y mientras no se llega a él, el bien y el mal coexisten, uno al lado del otro.
  • Las parábolas del grano de mostaza y de la levadura acentúan el contraste entre la pequeñez de los inicios y la grandeza del final: la actividad de Jesús ha comenzado de manera sencilla, pero vendrá el momento en el que Dios establecerá su Reino. Pero el contraste entre la pequeñez del grano de mostaza y la gran planta que resulta al final no sólo habla del futuro sino también del presente: ya ahora se manifiesta el gran vigor del Reino en la sencillez de los hechos y las palabras de Jesús.
  • La referencia a los pájaros (32) es del Salmo 104[103],12 y de otros textos proféticos (Ez 17,23; 31,6; Dn 4,9.18) que anuncian el futuro que Dios construirá con su pueblo enviándole al Mesías.
  • El evangelista explica el porque de las parábolas (35) citando el Salmo 78[77],2. De este modo indica que las parábolas son el medio para revelar el plan de Dios. De todos modos, lo que encontramos unos versículos antes (Mt 13,11-17), deja claro que sólo entiende el mensaje la persona que tiene predisposición a escuchar y a dejarse convertir. Si no hay esta actitud, no hay pedagogía que valga.
  • “Los ciudadanos del Reino” (38), literalmente los hijos del Reino, son “los justos” mencionados más adelante (43). Las dos expresiones no tienen nada de sectario, de excluyente, como se desprende del conjunto de la página evangélica.
  • “Los partidarios del Maligno” (38), los hijos del Maligno, son “los corruptores y malvados”, mencionados también más abajo (41) y en otras páginas (Mt 5,37; 6,13; 13,19).
  • “La siega” / “la cosecha” (30.39) y reunir el trigo en el granero (Mt 3,12) son imágenes usadas en la Biblia para hablar del juicio del fin de los tiempos (Is 27,12; Jl 4,13).
  • “El horno encendido” (42) también aparece otras veces (Mt 13,50; Dn 3,6).
  • “El rechinar de dientes” (42) es una imagen bíblica que expresa la indignación de los malvados ante la felicidad de los justos. El evangelio según Mateo la utiliza a menudo (Mt 8,12; 13,42.50; 22,13; 24,51; 25,30).
  • Consecuentes con lo que pretende el conjunto de las tres parábolas:
  • no podemos manipular el texto para juzgar a nadie, ya que el juicio sólo corresponde al Señor. Hacerlo nos haría caer en integrismos excluyentes;
  • En cambio, a la luz de la parábola de la cizaña y el trigo, podemos descubrir la importancia de permanecer en nuestro puesto (29) a pesar de la constatación de que existen injusticias (27-28), fruto de aquello que ha sembrado el “Maligno”.
  • Esta permanencia fiel en la militancia, por pequeña (31-32) y escondida (33) que sea, con la fuerza del Reino de Dios (43), irá atacando las causas del mal y la injusticia sin atacar a las personas que, quizás equivocadamente, habremos juzgado como injustas.

   Josep Maria Romaguera Bach. Diócesis de Barcelona