2º Domingo después de Navidad

Visto: 45

El prólogo de San Juan nos da las claves para adentrarnos en el misterio del niño nacido en Belén: Jesucristo, el Hijo de Dios, que asumen nuestra condición débil y caduca, para darnos a conocer al Padre e invitarnos a participar de su misma vida, también como hijos de Dios. Este prologo es como una síntesis; habrá que recorrer todo el evangelio, hasta la Pascua, para captar todo lo que ahora se nos adelanta.

Estudio de Evangelio. Pim Queralt i Capdevila

Pauta para un Estudio de Evangelio. Josep Maria Romaguera Bach