Domingo XXV T.O. - B. 2021

Visto: 44

Estudio de Evangelio. Xabier Zubizarreta, diócesis de San Sebastián

QUIEN QUIERA SER EL PRIMERO, QUE SEA EL ÚLTIMO DE TODOS Y EL SERVIDOR DE TODOS.

 
19 septiembre 2021. Mc 9, 30-37.
 
Jesús se preocupa de darles la formación debida a sus discípulos, los toma aparte, y les dice por segunda vez:
 
    “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará”.
 
Jesús, por tres veces en el Evangelio de Marcos, les insiste en el destino que le espera. Su entrega al proyecto de Dios no terminará en el éxito triunfal que imaginan sus discípulos. Al final, habrá resurrección, pero aunque les parezca increíble, Jesús será crucificado.
 
Sus discípulos deben saber esto. Jesus los machaca insistiéndoles; pero no pueden todavía acoger lo que Jesús les va queriendo enseñar. No le entienden a Jesús. De forma que temen hacerle alguna pregunta a Jesús. No entendían lo que decía y les daba miedo preguntarle. Los discípulos siguen pensando que Jesús les aportará gloria, poder, honor. También hoy nosotros seguimos teniendo la actitud y el comportamiento de los discípulos: GLORIA, HONOR, PODER. De ahí que en el camino, los discípulos hayan estado hablando de quién ocupará el primer puesto.
 
Y Jesús, una vez en casa, en Cafarnaún, les pregunta:
 
   “¿De qué discutíais por el camino?”
 
Los discípulos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Los discípulos guardan silencio. Les da vergüenza decir la verdad. No se atreven. Tienen miedo de que les recrimine como lo ha hecho con Pedro.
 
   "Jesus se sentó, llamó a los doce y les dijo: “QUIEN QUIERA SER EL PRIMERO, QUE SEA EL ÚLTIMO DE TODOS Y EL SERVIDOR DE TODOS. Y tomando a un niño lo puso en medio de ellos, lo abrazó y      les dijo: EL QUE ACOGE A UN NIÑO COMO ESTE EN MI NOMBRE, ME ACOGE A Mí; Y EL QUE ME ACOGE A MÍ, NO ME ACOGE A MÍ, SINO AL QUE ME HA ENVIADO”.
 
Acoger a quienes no cuentan mucho, a los colectivos sociales más desatendidos, ponerlos en el centro hoy, será el modo de acoger al propio Jesús, y a la vez, a Dios.
 
Llamadas:
.- Acoger el camino de la Cruz y que sea escuela de humanismo: tan humillado, oprimido y destrozado aparece en ella el hombre, el ser humano.
.- Acoger nuestra propia cruz y saber afrontar mirando al Crucificado.
.- Acoger la llamada a poner en el centro a los colectivos sociales más desatendidos.
.- Hacer carne de nuestra carne: QUIEN QUIERA SER EL PRIMERO, QUE SEA EL ÚLTIMO DE TODOS Y EL SERVIDOR DE TODOS.
 
Oración:
Haz Señor que en la Cruz te contemplemos a Ti, que nos ofreces la entrega total por amor a Dios y por amor a cada uno de nosotros.