Domingo XXVI T.O. - B. 2021

Visto: 61

Estudio de Evangelio. Xabier Zubizarreta, diócesis de San Sebastián

CONSTRUIR UNA COMUNIDAD ACOGERADORA Y ABIERTA

 

26 septiembre 2021. Mc 9, 38–43.45.47-48

El relato Evangélico que  escuchamos este domingo nos presenta un hecho de vida: los discípulos han visto a un hombre que, en nombre de Jesús, echa demonios y se lo han querido impedir, "porque no es de los nuestros". Un desconocido expulsando demonios, un desconocido liberando a las personas del mal. No ven bien que uno que no es del grupo realice obras de este género. Según los discípulos nadie ha de actuar, nadie ha de curar si no está en el grupo de Jesús. Jesús responde reprobando la actitud de los discípulos:

     “No se lo impidáis, porque uno que hace milagros no puede hablar mal de mí”.

 

Para Jesús lo más importante no es pertenecer al grupo, sino que la salvación de Dios llegue a todos. Jesús rechaza la actitud sectaria, excluyente de los discípulos.

     “El que no está contra nosotros, está a favor nuestro”.

Nuestra actitud, frecuentemente, ha sido como la de los discípulos, actitud excluyente. Somos llamados a vivir con esta actitud abierta, en donde lo primordial debe ser contemplar la alegría que conlleva el ser humano al ser liberado del mal.

 

Jesús nos dice:

     “El que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa”.

Hacer el bien será lo primordial. Haz el bien y no mires si es de tu grupo, de tu comunidad o de otro tinglado. Pero también Jesús se nos presenta con unas palabras duras para con quienes provocan escándalos:

     “EL QUE ESCANDALICE A UNO DE ESTOS PEQUEÑUELOS QUE CREEN, MÁS LE VALDRÍA QUE LE ENCAJASEN EN EL CUELLO UNA PIEDRA DE MOLINO Y LO ECHASEN AL MAR”.

Palabras fuertes de Jesús, imágenes duras que nos invitan a extirpar todo aquello que puede hacer daño, que puede escandalizar. El pecado y el escándalo están presentes. La pederastia, el mal uso del dinero, posesiones indebidas, producen escándalo. Hacer el bien, sanar, produce admiración y verdadera comunidad.

 

 

LLAMADAS :

.- Vivir con esta actitud acogedora y abierta, desterrando toda actitud de confrontación y de exclusión.

.- Ver y contemplar la labor humanizadora-salvadora de Jesús dentro y fuera de la Iglesia.

.- Hacer el bien y extirpar de entre nosotros el mal que cause hoy escándalo y que pueda causar escándalo el día de mañana.

 

  

ORACIÓN:

SEÑOR, QUE EL EVANGELIO NOS AYUDE A HACER COMUNIDAD E IGLESIA  ABIERTA , RESPONSABLE Y COLABODORA CON TODAS LAS PERSONAS EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA SOCIEDAD VOLCADA P OR EL BIEN DE LOS MÁS DESFAVORECIDOS,OFRECIENDOSALUD,SALVACIÓN.