La Santísima Trinidad C

Visto: 9

Propuesta de Josep Maria Romaguera Bach

Terminado el tiempo pascual, tendremos dos domingos con fiestas especiales. Este próximo domingo celebramos la Santa Trinidad. Alabamos a Dios, sencillamente. Nos ama. Es el Amor. Celebrarlo es una expresión de nuestro amor a Él. Y de nuestra voluntad de vivir de su Amor amando al prójimo.

 

16 junio 2019

 

Evangelio según Juan

(16,12-15)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: 

12 –Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; 13 cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. 14 Él me glorificará, porque recibirá de mi lo que os irá comunicando. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

Y tomo conciencia de que es importante contemplar el Evangelio con esta gratuidad.

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

¿En qué hechos y en qué personas he encontrado la gratuidad del amor de Dios? (Lo contemplo tranquilamente y disfruto de ello)

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre la fiesta de la Santísima Trinidad

 

–  En esta fiesta, ocho días después de terminar la Pascua, la Iglesia nos propone un fragmento del discurso de despedida de Jesús. En el tiempo pascual habíamos encontrado otros fragmentos. En él Jesús promete diversas veces que vendrá el Espíritu Santo sobre sus discípulos.

–  Si se escoge un texto como éste en el domingo de la Santísima Trinidad, es porque expresa una relación profunda entre el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.

–  Esta es una fiesta para gozar de la gratuidad de amar y alabar a Dios, Aquel que nos ama gratuitamente. Un día para gozar de la gratuidad de la oración de la Iglesia:

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • El evangelista pone en boca de Jesús que si tiene que venir el Espíritu Santo (13) es para continuar lo mismo que Él, Jesús, ha venido a hacer: guiarnos “hasta la verdad plena” (13). Una tarea que no ha terminado: “Muchas cosas me quedan por deciros” (12).
  • Antes, en el mismo evangelio de Jn, Jesús había dicho: Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres (Jn 8,31-32). Y después, ante Pilato, dirá: Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad (Jn 18,37). Y en el prólogo del evangelio se dice que vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz (Jn 1,7).
  • La verdad” (13), entonces, es Dios mismo. Y Jesús se identifica con Él: Yo soy el camino, la verdad y la vida (Jn 14,6). Y dice que “el Espíritu” es “el Espíritu de la verdad” (13).
  • Dice Jesús que el camino hacia Dios, “hasta la verdad” (13), no lo podemos hacer solos, ni que Él nos diga todo lo que tiene por decirnos: “no podéis cargar con ellas por ahora” (12). Ciertamente, para hacer el camino necesitamos de su Palabra. Pero no para tratarla a nuestra manera, no para tratarla ideológicamente. Sin el Espíritu no conocemos al Padre. Sin el Espíritu Santo no podemos amar a Dios, y con Dios no se puede tener otra relación que la del amor. Un amor que viene de Él mismo.
  • Con el Espíritu se nos hace presente lo que Jesús hizo y dijo en el pasado. El Espíritu hace posible que nosotros, hoy y aquí, podamos ‘ver’ y ‘escuchar’ a Jesús. El Espíritu Santo nos permite ‘ver’ y ‘escuchar’ al Jesús de hoy, al Viviente, al Resucitado. Y nos abre a “lo que está por venir” (13), a la esperanza de que seguir a Jesús hoy, amando al prójimo –la única manera de seguirlo–, nos conduce a vivir plenamente del amor que es Dios mismo.
  • Especialmente destacable en esta fiesta es que el Espíritu no va por libre: “lo que hable no será suyo” (13). Y que es “comunicador” (13). Y que dice lo que “recibe de Jesús” (14), como Él lo ha recibido del Padre (15). La comunión, la comunicación, es una característica del Dios Trinidad. No se puede creer en Él si no es en comunión–comunicación. Es decir, comunión–comunicación de bienes –sobretodo con los pobres–. No hay otro diálogo que éste.