El cuerpo y la sangre de Cristo C

Visto: 29

Propuesta de Josep Maria Romaguera

Corpus. Formar parte del Cuerpo de Cristo es estar vinculado inseparablemente, es estar comprometido radicalmente, con los pobres, aquellos y aquellas con quienes Cristo se une y por los cuales lo da todo. Ser parte del Cuerpo de Cristo hace de nosotros buen pan para los pobres. El pan que necesitan es Cristo y somos nosotros.
¡Que vaya bien!

 

23 junio 2019

 

Evangelio según Lucas (9,11b-17)

En aquel tiempo, 11 Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. 12 Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle:

–Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.

13 Él les contestó:

–Dadles vosotros de comer.

Ellos replicaron:

–No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.

14 Porque eran unos cinco mil hombres.

Jesús dijo a sus discípulos:

–Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.

15 Lo hicieron así, y todos se echaron. 16 Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. 17 Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

 

Pauta para hacer Estudio de Evangelio, personal o compartido

1

Oración para pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y amar a Jesucristo y, de este modo, poder seguirle mejor y darlo a conocer

2

Anoto algunos hechos vividos esta última semana

3

Leo/leemos el texto. Después contemplo y subrayo

4

Ahora anoto lo que descubro de JESÚS y de los demás personajes, la BUENA NOTICIA que escucho...

En Jesús la palabra y los hechos (acción) nunca van separadas. ¿Es mi caso?

5

Desde el evangelio, vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi alrededor...

¿Qué hechos y qué personas me han hecho presente la generosidad de Dios, han sido presencia del Reino y de su abundancia para con los pobres?

6

Llamadas que me hace –que nos hace– el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso(s)

7

Oración. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...

 

Notas por si hacen falta

 

Notas sobre la fiesta del Corpus

 

  • Una de las oraciones propias de la fiesta de Corpus, que celebramos este domingo, pide que por la celebración de la eucaristía experimentemos constantemente en nosotros –dice dirigiéndose al Señor– el fruto de tu redención.
  • La eucaristía es, entonces, una experiencia de la acción de Dios. Quizá conviene pensar un poco en ello, dado que a menudo queremos hacer de ella una manifestación de nuestra acción. Nos hace falta una buena síntesis.
  • Lo que nuestra fe celebra es que el Reino de Dios está aquí. Y que crece entre los pobres.

 

Notas para fijarnos en Jesús y el Evangelio

 

  • Jesús hace continuamente las dos cosas que describe el v. 11: “hablar –anunciar– del Reino de Dios” y “curar a los que lo necesitaban” (Lc 5,15.17; 6,18; 9,11). Palabra y acción. Palabra eficaz, no palabra vacía. Es decir, Palabra inseparable de la acción, acción inseparable del Anuncio. Todavía lo podemos decir de otros modos: “el Reino de Dios” (11) que se anuncia se hace presente en la acción.
  • Es por eso que podemos decir que la presencia de Jesús –que “habla” y “cura” (11)– es ya la presencia del “Reino de Dios” (11).
  • Los “cinco panes” y los “dos peces” (13) “servidos” (16) a un “gentío” (13-14) se convierten en signo de la presencia del Reino.
  • Refuerza esta idea el trasfondo que hay del Antiguo Testamento, donde encontramos anuncios proféticos que hablan de la abundancia de los tiempos mesiánicos con la imagen del banquete –como aquí, que dice que “comieron todos y se saciaron” (17)–: Hará el Señor a todos los pueblos en este monte un convite de manjares frescos, convite de buenos vinos [...] Rasgará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos [...] Destruirá a la muerte definitivamente [...] y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra [...] Se dirá aquel día: «Ahí tenéis a nuestro Dios [...] Nos regocijamos y nos alegramos por su salvación.» (Is 25,6ss). Por otro lado, el Antiguo Testamento tiene textos paralelos a este (2Re 4,42-44). Y otros donde Dios alimenta a su pueblo en pleno desierto (Ex 16; Dt 8,3.16; Sl 78,24-25.29; 105,40; Sb 16,20-26).
  • La nota del evangelista, cuando dice que “comieron todos y se saciaron” (17), anuncia que el Reino de Dios ya está aquí, que ya lo gustamos ahora, y que todo el mundo está llamado a él, comenzando por los pobres.
  • “Las sobras” (17) hablan de la generosidad de Dios manifestada en Jesús.
  • Los “doce cestos” (17) aluden a los “Doce” (12). Son, los “doce”, el signo del conjunto, de la totalidad de los convocados al banquete del Reino. Representan a toda la Iglesia, la que Dios convoca.
  • En cuanto a las actitudes que refleja el texto, los “doce” parece que quieren resolver los problemas “despidiendo a la gente” (12). Es una tentación que tenemos todas las personas que formamos parte de la Iglesia, en todas las épocas –los “doce” nos representan a todos–.
  • Jesús, en cambio, tiene como estilo propio de actuar el de implicar a aquellos con quienes actúa (13). Es decir, cuenta con la responsabilidad, la respuesta (13.15-16), de los que hacen equipo con él. Es así como se produce el milagro de compartir lo que hay.
  • La Eucaristía nos recuerda que Jesús está vivo y actuante en la Iglesia y nos hace gustar la presencia del Reino de Dios que está en medio de nosotros.
  • Nos acercamos a la Eucaristía porque tenemos “necesidad” de la acción de Jesús (11).
  • El Cuerpo de Cristo “eucarístico” es inseparable del Cuerpo de Cristo “eclesial”. Comulgar nos pone en comunión con toda la Iglesia, nos compromete con toda la Iglesia.
  • Y formar parte del Cuerpo de Cristo es estar vinculado inseparablemente, es estar comprometido radicalmente, con los pobres, aquellos y aquellas con quienes Cristo se une y por los cuales lo da todo. Ser parte del Cuerpo de Cristo hace de nosotros buen pan para los pobres. El pan que necesitan es Cristo y somos nosotros.

‾_______________________________________________________________________________________