Final de la Asamblea. Limonest, 18 julio

Visto: 199

Mañana, jueves 18 de julio, concluye la asamblea. En estos tres días la tarea ha consistido en “hilvanar” unas orientaciones a modo de líneas de acción para el Prado internacional durante los próximos seis años,

que el nuevo Consejo recogerá, “coserá” y transmitirá a todos los Prados regionales. En nuestro caso, no sustituirán a la programación que el consejo elaboró a partir de la asamblea de Ávila de 2018.

Ver fotos

La metodología para llegar a estas orientaciones partió de un documento elaborado por el Comité de Moderación que presentaba 4 cuestiones aparecidas hasta ese momento en la asamblea y sobre las que parecía necesario profundizar para reavivar el don recibido en el Prado: el ministerio, el carisma del Prado, la centralidad de Jesucristo y la evangelización de los pobres. Se fueron abordando de una en una personalmente, en grupos y en plenario. El Comité de Moderación ha recogido la síntesis de lo escuchado, lo ha presentado al plenario y lo entrega al nuevo Consejo para que, a partir de ahí, elabore un camino que permita a la totalidad del Prado avanzar en la fidelidad a su carisma y misión en los próximos años.

En una reflexión ulterior se ha hablado sobre la relación entre los Prados erigidos y el Prado General. Buscamos un equilibrio entre la autonomía de cada Prado erigido y la comunión con el resto de los Prados, cuidando la dimensión internacional, que se alimenta de modo notable en encuentros como esta Asamblea u otros.

Una vez más, la vida fraterna en estos días ha permitido desplegar y acrecentar la vivencia gozoso y agradecida del don de Dios al Prado.

Manu de las Fuentes