Amar a los pobres

Categoría de nivel principal o raíz: Chevrier
Visto: 39

Seamos siempre los pobres de Dios, permanezcamos siempre pobres, trabajemos con los pobres, que el carácter distintivo de nuestras vidas sean siempre la pobreza y la sencillez, y tendremos siempre la bendición de Dios y de nuestro Santo Padre. ¡Cuánto bien hace trabajar con los pobres!

Se nota que son los amigos de Dios y que trabajando en sus almas no se trabaja en vano. No trabajéis para crecer y subir, trabajad para haceros pequeños y achicaros de modo que os coloquéis a la altura de los pobres, para estar con ellos, vivir con ellos, morir con ellos... Nuestro Señor vino a buscar a los pobres. "Me ha enviado a llevar la buena noticia a los pobres". Aprended, pues, a amar de verdad a los pobres... Aplicaos bien a la oración y a fundamentar vuestra vocación de catequistas de los pobres.

Cartas del Padre Chevrier,  carta 114