Domingo 2º Adviento A_2022

Visto: 96

Estudio de Evangelio. Francisco Diz-lois Ruiz, diócesis de Sevilla

 

4 diciembre. Mt 3,1-12

La libertad de un ser humano. Cuando Juan el bautista se separa del templo, de sus tradiciones, para buscar su esencia, el sentido de la vida, el origen de todo, el fundamento de su fe. Tiene que hacer un camino de liberación. Tomar distancia de la realidad que le rodea, de su propia realidad e introducirse en el desierto no solo físico sino en el interior. ¿Qué encuentra en ese desierto? ¿A quién encuentra? ¿Quién le habla?

 

Los místicos del Antiguo testamento nos revelan el misterio, Elías que era un ermitaño profundizaba en su persona y descubría esa voz que habla  en el desierto del Sinaí. Cuando decimos que somos imagen de Dios no nos equivocamos, podemos encontrarle en nosotros, pero para eso es necesario desprendernos de los dioses externos e internos. Entonces escucharemos la voz que clama en el desierto, convertíos, sed libres, sed buenos. El desierto es un lugar de sed, de búsqueda. Y en esa búsqueda aparece Jesús, aquel que muestra quiénes somos realmente, cómo nos tenemos que cuidar y valorar, dónde tenemos que buscar al Dios de la vida. En su desierto tiene que luchar contra su yo para descubrir al TÚ. Ese TÚ lo lleva a encontrase con los otros. Por eso Él se rodea de personas, ama a las personas, las ayuda, no las puede ver sufrir. Aquél que atenta contra el ser humano esta aniquilando en su corazón a ese Dios que un día lo creó a su imagen, una imagen de plenitud. Una imagen que quiere llenar de un Espíritu que da vida.

 

Tenemos que convertirnos en ese Jesús que separa de nosotros lo que no nos hace ser  humanos. En esta realidad en la que vivimos, donde el trabajo, la búsqueda de medios para subsistir, la familia, las tareas domésticas, problemas, enfermedades, angustias, etc.… lo ocupan todo. Dediquemos un tiempo a nuestro interior para escuchar la voz de Dios. La voz que clama en el desierto, preparad el camino al Señor, allanad sus senderos. Depende de nosotros, hemos de darnos una oportunidad.