Visto: 699

 

LA BENDICIÓN DE DIOS PASA POR LA ENTREGA Y EL SERVICIO

Escribo estas letras para tu reflexión, y en el marco de la Jornada Mundial de las Migraciones, seguimos recibiendo en una continua oleada a personas que llegan a nuestras costas, pobres en busca de un futuro y de una vida mejor. Se juegan, literalmente, la vida por salir de la miseria y se dejan a expensas y en las manos de los que se aprovechan de esta situación.

 

Nuestro país, que ha vivido de la emigración, sabe mucho de esto, pero nunca hasta tal extremo, creo yo. Pero, me da la impresión de que estamos perdiendo sensibilidad ante estas situaciones y otras parecidas, llegando a verlas normales y, olvidando, en muchas ocasiones, que el ser cristiano nos exige estar al servicio de todos para llegar a ser los primeros (Mc 9,30-37). Además, se nos exige oponernos a todo tipo de acción que vaya contra la dignidad humana, echando en cara los pecados que se comenten (Sab 2,12.17-20) contra cualquier persona; y, también, acoger al que no cuenta, porque ello es acoger a Jesús y al mismo Dios.

Leer más: Vigésimo quinto Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B. Día de las migraciones
Visto: 699

 

 

Evangelio según Marcos (8,27-35)

En aquel tiempo, 27 Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino, preguntó a sus discípulos:

–¿Quién dice la gente que soy yo?

28 Ellos le contestaron:

–Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas.

29 El les preguntó:

–Y vosotros, ¿quién decís que soy?

Pedro le contestó:

–Tú eres el Mesías.

30 Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie.

31 Y empezó a instruirlos:

Leer más: Ordinario - B - 24 16 septiembre 2018
Visto: 796

 

EL REINO DE DIOS ES LA TAREA DEL CREYENTE

“La fe que no tiene obras, por sí sola está muerta” (Sant 2,14-18). Además, para que esa fe no se vacíe de contenido y sea correctamente entendida, necesitamos responder con frecuencia la pregunta que Jesús hace a sus discípulos “¿quién decís que soy yo?” (Mc 8,27-35). Ni el mismo Jesús se libra de hacerse esa misma pregunta porque es vital y conecta con lo más profundo de la persona. Además, la respuesta no se puede hacer esperar porque en ella nos jugamos el sentido de la vida y la orientación que a ella queremos dar.

 

Necesitamos clarificar nuestra fe y la misión, igual que Jesús necesitó aclarar, poco a poco, su misión, así como tener que redefinirla constantemente. Son las crisis vitales a las que continuamente nos enfrentamos, máxime cuando nos parece que las cosas no van bien o no van como estaban previstas.

Leer más: Vigésimo cuarto Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B
Visto: 2737

Lectura de algunas páginas del Antiguo Testamento

a partir del Magníficat de María

(Lc 1,46-55)

Para contemplar el amor de Dios a su Pueblo,

Leer más: Magnificat y Nuevo Testamento