El Cuaderno de vida

Categoría de nivel principal o raíz: Claves Pradosianas
Última actualización: 18 Junio 2022
Visto: 123

A) ¿Cómo hacer el cuaderno de vida?

1. Anotar un hecho observado o vivido con la máxima objetividad y concreción: personas que intervienen, gestos, expresiones...
2. Situarlo en un contexto. Normalmente no será un hecho aislado, sino que forma parte de la historia de una persona, una familia, un pueblo...
3. Intentar descubrir y describir la experiencia humana que aparece en el fondo del hecho.
4. Averiguar las huellas de Dios que el hecho presenta. Su rastro y su rostro. Este sería el momento oportuno para acoger el evangelio y ver cómo se hace vida hoy, aquí y ahora.
5. Dar cabida a la plegaria. Dejar que nuestro corazón desborde en acción de gracias, alabanza, súplica o petición de perdón.
6. Preguntarnos de qué forma vamos a continuar colaborando con esa acción de Dios que hemos descubierto
 

B) Los fundamentos del cuaderno de vida en una selección de páginas del número 161 (año 1999) de la revista del Prado

La Revisión de Vida

Categoría de nivel principal o raíz: Claves Pradosianas
Última actualización: 06 Noviembre 2022
Visto: 382

 

La Revisión de Vida, como es sabido, no es algo original y propio de los sacerdotes del Prado, puesto que este método pastoral y espiritual de formación cristiana es posterior. La Revisión de Vida surge en la JOC con J. Carding, y poco a poco se fue extendiendo especialmente a los movimientos de Acción Católica y a otros grupos comprometidos en la formación de militantes y testigos de Jesucristo que viven su compromiso en el mundo y en la Iglesia. Por esta razón la Revisión de Vida forma parte de la herencia y del patrimonio común de la Iglesia.

El Instituto del Prado, desde la peculiaridad de su carisma, ha incorporado la Revisión de Vida como un medio excelente y muy valioso que permite a los sacerdotes del Prado vivir su vocación específica con vitalidad frescura y fidelidad.

La Revisión de Vida tiene algo de peculiar y genuinamente seglar. Ella ha contribuido en gran medida a despertar en el laicado su papel y responsabilidad en la Iglesia y en el mundo. Ha contribuido también al despertar de la fe a través de la pedagogía de la acción en personas que vivían al margen de la misma o que no eran cristianos.

La Revisión de Vida en el Prado tiene un tono y unos acentos peculiares, un poco diferentes de lo que buscan y pretenden especialmente los movimientos de Acción Católica con los que muchos sacerdotes del Prado han colaborado y colaboran actualmente.

El Instituto de los sacerdotes del Prado, está formado por presbíteros. Los objetivos, la misión y los puntos de referencia no son los mismos. Por esta razón la Revisión de Vida en el Prado tiene sus peculiaridades y sus acentos dentro de la misión que corresponde al ministerio de los presbíteros.

Hay una fuerte conexión del Prado con la Revisión de Vida. El misterio de la encarnación es la fuente inspiradora de la gracia del Prado. Dios que baja a la tierra, a la historia concreta. Esta vena aparece muy clara y explícita en la revisión de vida, que comienza también por esa mirada profunda a la vida concreta reflejada en hechos de vida.

La Revisión de vida del pastor brota del ejercicio de la caridad pastoral y busca descubrir cómo la justicia y la gracia de Dios se abren camino en el corazón de las personas, de las comunidades y también de otros grupos.

El grupo que se reúne para hacer Revisión de Vida es un grupo de pastores. Se supone que todos son hombres de fe y que buscan detectar la acción y el paso de Dios en la vida de hoy, hacer un verdadero discernimiento evangélico, que lleve a una verdadera conversión pastoral al grupo y a cada miembro. Por esto mismo La Revisión de Vida en el Prado la solemos llamar también Contemplación Apostólica. Su objetivo y su búsqueda van en la línea contemplar el paso de Dios en la historia y en la vida de hoy, y no tanto en hacer un análisis sociológico, político o moralista.

Esta dimensión contemplativa caracteriza los tres tiempos de la Revisión de vida del pastor:

El Ver es ya un ver teologal, el ver de la fe del que es verdadero pastor. Se trata de rastrear, de vislumbrar los signos de la presencia operante de Dios en unos hechos de vida y en la historia actual y concreta de personas y colectivos.

El Juzgar consiste en discernir y verificar si los signos encontrados en el Ver son expresión de la presencia operante de Dios a través de la experiencia y el testimonio apostólico que encontramos especialmente en la Palabra de Dios.

El Actuar busca recrear las actitudes del pastor, renovar y dinamizar la acción pastoral y reprogramar la acción pastoral a partir de las luces recibidas en el proceso de la Revisión de Vida.

 

Para profundizar más en la revisión de vida

1. Número 156 (julio-septiembre 1998) de la revista EL PRADO

- Partir de unos hechos y constataciones
- El Ver: aspecto teológico
- El juzgar: el encuentro con Jesucristo
- El actuar: la expresión de la conversión a Cristo y a los pobres, dejar hacer al Espíritu.
 
 

2. Una reflexión de Antonio Bravo, que se pregunta "¿Cómo los equipos fraternos del Prado pueden llegar a ser espacios y escuelas de contemplación apostólica a través de la Revisión de Vida?  

leer artículo