José Luis Iglesias, diócesis de Bilbao

Visto: 33

José Luis Iglesias Meilán
21-11-2021
Tras la misa de familia he estado con algunas madres. “Ana” me ha comentado que ha venido de limpiar el lavadero que hay en el barrio.

“Está abandonado… llenos de zarzas. Nos hemos puesto…” y me enseña el pantalón y los botas de barro…
Estando allí, yo le dije “¡Gracias! Sería bueno llevar a la gente a dar un paseo y visitarlo para que sepamos y acojamos la verdad”.
Reflexión:
Esa verdad diferente celebrando la eucaristía en familia, y compartir la memoria de gente en el barrio que supo organizarse para afrontar las limitaciones, las necesidades del momento…. No se trata de lavar a mano… la solución serán esos otros servicios y suministros comunitarios gratuitos que hoy la tecnología nos pueda facilitar…. y sepamos situar en cada barrio…. ¿Quién dice que no podría haber nuevos lavaderos (lavadoras y secadoras) públicos en cada barrio?
Por eso ¡Gracias! “Ana”, tu y las/os vecinos…. Por recordarnos que en su día se generaron respuestas comunitarias, servicios y recursos comunitarios.
Y lo habéis pasado bien y compartido aquí. ¡Gracias por hacernos presente la Verdad!
Amen.
.
30-11-2021
“Te di de baja porque aquí no apareces”. Le dijo la asistenta social a JL.
JL le enseñó las citas, le dijo que ha pasado por Begoña, por Belen, por… y ahora por ella; le enseña las citas y mensajes de JANABIDE que reparte alimento… ¿es que soy invisible o qué?
Oración
JL está cansado… “sé que he hecho mal en mi vida muchas cosas, que me he equivocado muchas veces… pero estoy cansado”, siempre falta un papel. Ahora me dicen que falta otro papel para recibir la ayuda de 400€ por mayor de 52 años…. Y resulta que soy invisible… no existo, no aparezco”
Resuena estas palabras de Rovirosa:
“Todo amor «real» necesita ser dirigido hacia algo concreto. El egoísmo nos hace mirar únicamente a nosotros mismos, aun en actos de apostolado; la caridad nos hace descubrir la maravilla de «las otras» personas, sintiendo su misterio que es la presencia divina en su persona”.
Una petición: Que no me sean invisibles las personas Señor. Amen.